Stephen Curry cuenta con 12 temporadas en la National Basketball Association y ya se encuentra preparándose para una más a partir del próximo 19 de octubre y si algo ha demostrado el base es que no le tiembla el pulso en momentos de presión para conducir a los Golden State Warriors.

De su mano, la franquicia de San Francisco ha conquistado tres títulos de la NBA y a nivel individual el jugador ha conseguido numerosos récords y distinciones entre los que destacan dos premios MVP en el mejor baloncesto del mundo. Pero a pesar del tiempo, el experimentado jugador reveló recientemente que todavía se pone algo nervioso.

Difícil asimilarlo cuando esa aseveración viene de uno de los mejores tiradores de la liga en la última década que además ha demostrado tener un temple de acero cuando está dentro del tabloncillo. Sin embargo, recientemente Curry aseguró que hay un momento en particular durante los partidos que a veces todavía le pega un poco el nerviosismo.

Lo que pone nervioso a Stephen Curry

Durante toda su carrera, el base de los Golden State Warriors ha demostrado no amilanarse ante cualquier obstáculo. De hecho, prácticamente todos los ha superado y con nota alta el dos veces ganador del MVP de la NBA. Sin embargo, para el jugador es inevitable sentir todavía algo de nerviosismo durante una parte particular de los encuentros.

"Todavía me es un poco difícil cuando me toca pararme en la línea de tiro libre y te das cuenta de que todo el estadio, unas 19 mil personas hace un segundo estaban haciendo un alboroto pero en ese preciso momento están en completo silencio. Eso me vuelve un poco loco", admitió el jugador, aunque si nos fijamos en su porcentaje de aciertos en tiros libre (90.7%) tampoco es que le pegue mucho la presión.

Lo más leído: